Listado de películas por orden alfabético

En este link podréis encontrar las películas por orden, y más adelante por géneros y temas. Si seguís teniendo problemas para enviar los comentarios, podréis hacerlo enviando un correo a esta dirección: pirumod666@hotmail.com, indicando en el asunto del mensaje la palabra BLOG y la película que queréis postear. Actualmente hay 114 películas comentadas. En este link encontraréis el meme Escenas para recordar Tal vez os interesen mis colaboraciones en Ponte Cine Aquéllos comentarios que ostenten un contenido manifiestamente ofensivo, injurioso o discriminatorio, así como contrarios a lo previsto en la legislación aplicable, serán eliminados lo antes posible.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Ciudadano X (Citizen X)






" Por favor, no se mueva "



Como segunda entrada he preferido decantarme por la película más valorada en las pasadas votaciones por la gran mayoría de los participantes, Ciudadano X, rodada bajo la supervisión de la HBO Films (división no tan conocida pero igual de eficiente que su otra vertiente dedicada a las series de televisión) por Chris Gerolmo y protagonizada por numerosos rostros conocidos como Stephen Rea (Siempre locos), Donald Sutherland, Max Von Sidow, Jeffrey DeMunn o John Wood. Película del año 1994 realmente bien valorada en circuitos secundarios (Sutherland ganó el Globo de Oro por su actuación secundaria y fue la gran triunfadora en el festival de Sitges del año 1995 como mejor película, actor (Rea) y director), a pesar de que el tiempo la haya relegado a un muy segundo plano, hasta el punto de rozar el olvido. Personalmente no había oído hablar mucho de ella, lo cual sorprende teniendo en cuenta que el elenco protagonista es de primer nivel, con un Stephen Rea no muy mediático pero siempre eficaz.

La película se basa en hechos reales, sobrevolando la turbia historia que rodea a un asesino en serie de niños durante la Unión Soviética, en concreto durante la década de los 80 que estuvo años matando impúnemente, en parte, gracias a la inactividad que los kominterns soviéticos de turno decidían mostrar antes que asumir o aceptar la existencia de un asesino en serie en territorio soviet (entendiendo esos fenómenos como taras propias del capitalismo en general y de EEUU en particular). Por tanto, estamos ante la versión o sub-género de los psicokillers dentro del género negro, por ubicarnos un tanto en el mapa de la cinematografía, pero también hay aspectos políticos interesantes, sobre las decisiones y la cadena de mando en la burocracia soviet, o por ejemplo la introducción de unas técnicas propias de policía científica por parte del protagonista Rea. A este respecto, recuerda a películas como Sleepy Hollow (sólo la cito como referencia, ojo) y a obras literarias como El alienista (sobre un policía que persigue a un asesino en serie en el Siglo XIX utilizando técnicas de investigación modernas). Lo cierto es que ambas referencias son bastante vagas, ya que la película da la sensación de dar mayor importancia al aspecto sociológico o político de los asesinatos, siempre bajo el prisma soviético, que a la propia investigación en sí. Pero tampoco vamos a negar que hay un interesante suspense hasta el momento en que conocemos la imagen del asesino.

Y es el sádico y tristemente célebre Carnicero de Rostov a quien nos enfrentamos, un antiguo profesor llamado Andrei Chikatilo que se encargó de asesinar a más de 50 niños y niñas, viviendo una doble vida como trabajador casado y miembro del Partido Comunista. Su caracterización en la película es correcta pero creo que le falta algo más de fuerza al asunto, hablamos de un hombre que llevó a cabo prácticas necrófilas y caníbales con los cuerpos de los críos, y que a su vez era un encantador de serpientes con ellos. Esa sordidez y magnetismo del personaje con sus víctimas debería explotarse mucho más en la película, aunque sí se refleja bastante bien su doble vida, sus problemas sexuales y su carácter servil ante una mujer que raya el abuso psicológico.

Sorprenden varios aspectos, por ejemplo el esperpéntico atraso que lleva la ciencia criminal en la URSS con respecto a otros países como los EEUU. Parece lógico entenderlo su valoramos que es un país internacionalmente aislado de occidente, donde se producían importantes avances en dicho campo. Esto mismo es lo que el protagonista pretende dejar claro en sus reuniones con el Komintern  (reuniones espléndidamente recreadas e interpretadas), donde el único con un verdadero interés por resolver el crimen es Sutherland. A este respecto, se recurre también a viejas argucias propias del cine negro americano (la propia película no deja de ser cine negro americano clásico), como los obstáculos que los propios superiores del investigador le lanzan al camino, en muchas ocasiones motivados por aires de corruptelas. Como aspectos positivos del film, sin duda el reparto con sus magníficas interpretaciones y un guión muy inteligente, en el que se dicen muchas cosas con pocas palabras (lo cual recuerda mucho a la reciente El topo de Thomas Alfrendsson), en ese sentido, se agradece una película que no machaca y mastica todo para que el espectador lo reciba sin usar las meninges en ningún momento de la proyección. También me gusta la ambientación fría y sobria, lógico teniendo en cuenta que nos encontramos en los años 80 de la URSS, posiblemente la década en la que más visiblemente era la destrucción de un sistema podrido en su burocracia corrupta y gerontocrática (muy, pero que muy bien representada en ese komintern).

Personalmente la película me decepciona en algunos aspectos, quizás el error sea mío al esperar demasiado de ella por los comentarios de algún participante que me hicieron tener verdaderas ganas de echarle el guante, pero lo cierto es que me defrauda globalmente el resultado, lo cual no quiere decir que sea una mala película, es bastante notable si la comparamos con otros productos de similar factura. Las interpretaciones son realmente buenas, y enlaza bastante bien la historia de crímenes con la de corrupción política, pero creo que el ritmo de la historia es excesivamente veloz. Pasamos en unas escenas desde el descubrimiento de los primeros cuerpos a un asesino que lleva años matando, descubrimos a un médico forense que es el único que tiene una mínima idea sobre investigación criminal en toda la URSS y a pocas escenas más adelante es el jefe de toda la operación de investigación, le han cesado, ha cogido vacaciones y de nuevo ha recuperado su cargo. Quizás deberían tomarse mucho más tiempo para empatizar con todos los personajes (incluido el propio asesino) lo cual me ayudaría a implicarme emocionalmente con la historia. Por ejemplo, El secreto de sus ojos de Campanella es una implicación emocional con el espectador brutal. El nivel general de la cinta es bastante aceptable, también el entretenimiento que nos proporciona, y tiene un valor añadido clarísimo, un asesino en serie en la URSS, explota muy bien ese valor, pues creo que sin él no sería una película tan interesante. Por ejemplo, obviando el tema de la URSS, creo que son mucho mejores películas al estilo psicokiller Seven, también El silencio de los corderos e incluso La noche del cazador o M, el vampiro de Dusseldorf. Ahora bien, esto quiere decir que yo no la pondría a competir en primera división con grandes títulos del género, pero en un escalón inferior daría mucha guerra, por tanto, película injustamente olvidada.

37 comentarios:

  1. Hola, me gusta mucho tu blog, lo visito regularmente y me parece muy ameno, interesante y con excelente información. Te felicito por tu gran trabajo, es un gusto pasar por aquí.
    Un gran saludo desde:
    http://cinemarcial.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola OZ, bienvenido a ésta nuestra pequeña bitácora de cine, encantado de que pases unos momentos con nostros debatiendo sobre cine, lo que más nos gusta hacer. Me pasaré por tu página en cuanto pueda, un saludo!

      Eliminar
  2. Una maravilla de la HBO, la tengo en mi colección particular. Se paso directamente al vídeo (DVD). Mejor película que muchas de las desarrolladas dentro de la etiqueta de psychokillers, Si Sr. Basado en un hecho escalofriante de mayor asesino en serie de la historia del a antigua URSS. Todo en ella es fascínate. Te atrapa, su sórdido y la gelidez de terror que desprende. Dos actores en estado de gracia. Magnífica elección, Piru. Sólo recordarla me produce escalofríos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola JC Alonso, muchas gracias por el comentario, desde luego la propuesta en sí es muy interesante, la existencia de un asesino en serie en la Rusia soviética de la hipocresía y el cinismo, especialmente en lo que toca a asuntos sociales. Muy curiosas todas las reuniones del komintern y la evolución del personaje principal.

      Un saludo

      Eliminar
  3. ¿En españa hay otro sectreto de los ojos de campanella? Porque ni de broma me parece una película que implique emocionalmente al espectador. (Creo que te estás refiriendo a otra película, ¿Verdad?) eso de que el asesino se baje los pantalones (literalmente) ante los abogados cuando es evidente que lo quieren provocar no pega ni con chicle, y me perdonarás que te lo diga, pero menos aquí en Argentina.

    ¡Con la de asesinatos y persecuciones que cometieron aquí los polícias de gatillo fácil antes, durante, y después de Perón!¡ Vamos, que desde Patricio Kelly en adelante nadie aquí era tan bobo de "caer" ante los policíasmatainocentes de esa manera, porque todo el mundo tenía la lección bien aprendida!

    Bueno, me imagino que a tí te puede sonar más o menos bien...pero te digo que aquí todo el mundo se reía en las butacas al ver eso. Lo que menos tiene esa película es implicación emocional con el espectador. (no tengo nada contra Campanella).

    De todos modos, me parece que la "confesión" del asesino es una escena tremenda a la hora de implicar emocionalmente al espectador. Y me gustó mucho el personaje de Sutherland, porque es muy curioso como es el que encarna la crítica más dura contra el sistema: fíjate que no es remolón, ni corrupto, pero tiene que recurrir a unos subterfugios y trampas para poder simplemente hacer su trabajo que son en sí mismos más duros como crítica social que todos los demás burcrátas corruptos: porque el hecho mismo de que el único tipo realmente interesado en capturar al asesino tenga que apelar a semejantes truquitos sucios, es en sí mismo la crítica más dura.

    El punto débil, en mi opinión es que no le dan bastante cancha al psiquiatra; un personaje que debería aparecer mucho más.

    En todo lo demás de acuerdo; no es un filme de primera división en rigor, pero sí una pequeña obra maestra muy injustamente olvidada.

    Pero le da mil patadas al secreto de tus ojos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge Luis, muchas gracias por comentar. Como bien supones me refiero al mismo secreto de sus ojos, película que me pareció personalmente la obra maestra de Campanella, así te lo digo jeje. Una película que en sí misma me encantó, por sus actores, trama, dirección, interpretación y porque me pillo en un momento personalmente duro, lo cual me impide ser totalmente objetivo con la cinta.
      Creo que no tus críticas no atacan la capacidad de implicar emocionalmente al espectador, sino el grado de realismo de la cinta teniendo en cuenta la historia ambientada en la Argentina peronista. A ese respecto, está claro que es difícil valorarlo habiendo vivido de primera mano esos abusos, o habiéndolos vivido tus propios padres tíos abuelos, que si no lo hiciste. Quizás es por ello que a ti no te parece en nada realista y a mi sí.
      Sobre Ciudadano X, creo que en muchos aspectos objetivamente es muy inferior al secreto de sus ojos. La propia trama, la sordidez de sus escenas, las interpretaciones de todos los personajes principales y secundarios, las escenas cómicas enlazadas con los mayoress dramas, ese final... no sé pero veo a años luz una película de otra (sin desmercer ciudadano X).
      Estoy de acuerdo en algo, y es que tiene una vocación mucho más realista Ciudadano X que El secreto de sus ojos, dado que tiene un tono cuasi-documental. Pero eso no es emotividad ni implicación emocional con el espectador, yo a ésto último lo llamo el final sorprendente de El secreto... o el estado de amor permanente en que encontramos a quien le arrebataron lo que más quería y no duda en dedicar su vida a encontrar al animal que se lo quita todo. Eso es implicar emocionalmente al espectador. Incluso alguna pérdida de algún personaje secundario.
      Pero es una película que tengo muchas ganas de comentar, si te parece dejamos el debate para ese momento ok?

      Un saludo

      Eliminar
  4. Ah, y no te creas que soy tan viejo: es que las historias fántasticas de "lo que no debes hacer si te pilla la poli" circulaban aquí que yo era desde niñito de generación en generación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya digo que debe ser muy diferente valorar este tipo de historias en función de si uno se encuentra dentro o fuera de ese ambiente, social, geográfico, histórico. Es lógico y normal que lo veamos con dos perspectivas diferentes. A ese respecto, evidentemente, apunto con mucho interés tus comentarios que sin duda serán mucho más fundados que los míos a la hora de valorar esos datos más bien históricos.

      Un saludo

      Eliminar
    2. Pues mira; simplificando mucho, yo diría que cuando una película da una visión caricaturesca de la realidad pierde mucha empatía emocional por parte del espectador. A menos que éste no haya vivido la situación. Muchos Westerns por ejemplo desvirtúan mucho la realidad; los indios nunca fueron ni los demonios sanguinarios ni los nobles pieles rojas que nos pintan, ni los sherifs fueron esos quijotescos defensores de la ley, (en realidad se parecían mucho más a los BOPES matones de tropa de élite, pero mucho más a lo bestia) ni los fuera de la ley eran esos bandidos simpáticos y pícaros que nos dice el cine, (se caracterizaban por la brutalidad en sus actos, pero el odio a los grandes hacendados hacía que les crearan esa leyenda de Robin Hood totalmente falsa históricamente hablando) y las bailarinas del can can no eran esos bombones que nos pone en cine sino muy tristes mujeres perdidas... y en fin, todo el mundo es oropel, pero uno se implica mucho con los personajes...si NO vivió nunca en el verdadero Oeste.

      ¿Pero hasta que punto eso es válido en una película contempóranea?

      Para mí la película española que más implica emocionalmente al espectador es GAL de Courtois, sobre el famoso escándalo en el gobierno de Felipe Gonzáles, pero todos los españoles a los que les menciona esa película en la red, la desprecian olímpicamente...

      Eliminar
    3. Que curioso, a mí me pasa exactamente lo mismo: Jamás he entendido porque los españoles odian tanto esa película. Lo que me dicen a mí es que es Tendenciosa porque, aunque está demostrada la existencia del GAL, hay maneras y maneras de explicar el desarrollo de unos hechos. Y aquí la visión que se nos ofrece es la de unos luchadores por la libertad contra un mundo oscuro de conspiraciones (teoría de la conspiración? uhmmm a que me suena?), donde muestra sin rubor un pacto entre un gobierno siniestro y demagógico con fascistas y mercenarios de toda calaña, implicando directamente al presidente del gobierno, cosa que nunca (aunque muchos lo sospechan) se pudo demostrar. Y maniquea, porque los periodistas son presentados como un dechado de virtudes y sean alabados a la altura de una Agustina de Aragón por su lucha por la libertad.

      Lo curioso es que cuando estos mismos críticos ven películas sobre el watergate o irak donde los periodistas rebeldes son súper-héroes y el gobierno una panda de fachas, tienen un orgasmo y dicen que la película es una maravilla. (Una amiga que vive en los EU me dice que los gringos tienen el mismo esceptisimo cuando ven esas pelis, y no porque simpatizen con Nixon o Busch, sino porque les da asco el parcialismo de Hollywood que siempre pone a parir a los republicanos y a los democrátas no los toca ni con el pétalo de una rosa: o como sus periodistas-mercenarios anuanciaron la muerte del marine número 1.000 con múltiples artículos a toda página en el New York Times y una cobertura similar en televisión. La muerte número 2.000 fue igualmente esperada, con asquerosa impaciencia, por parte de sus periodistas a sueldo, y, cuando finalmente llegó, intentaron provocar otro gran revuelo. Pero cuando los democrátas ganaron las elecciones se hizo un silencio sepulcral sobre el tema). En Colombia las películas sobre Pablo Escobar Gaviria hablan hasta por los codos de la complicidad con Uribe (entonces un polítco de tercera) pero apenas dicen nada de el caso Samper, y pasan de puntillas sobre muchos temas que a los productores no les convienen. Sin embargo, "El patrón del mal" tiene gancho para implicar emocionalemtne al espectador.

      La pregunta entonces es: ¿Hasta que punto una película que hace que el ciudadano que la ve sepa que los productores son unos auténticos mantas puede realemente implicar emocionalmente al espectador?

      Eliminar
    4. De Pablo Escobar no sé nada, y "El patrón del Mal" no la he visto, pero me dicen que esta por encima de la media. A lo mejor me animo y lo compro.

      De los GAL lo que yo tengo entendido es que el suceso del Bar de Bayona sí ocurrió, y, tal y como relata la película, su autor fue detenido por la policía francesa, juzgado y siendo el primer condenado por crímenes de los GAL en aquel país. He leído que el que vea la película y no sepa la historia real puede quedar con la impresión de que los condenados fueron los organizadores de los GAL, cuando sólo fueron condenados por malversación de caudales públicos. Y eso no es cierto, primero porque en la película, no se conoce el verdadero organizador de los GAL, ni se insinúa nada, más de lo que realmente ocurrió en la realidad, sobre quién o quienes fueron los organizadores de los GAL. Las escenas donde el presidente interviene en ruedas de prensa, están sacadas de ahí, de la mismas ruedas de prensa, los encuentros con Pedro J. están ahí.

      Ahora, bien, todo eso no quiere decir que no pueda ser tendenciosa y mucho. (No soy español ni he vivido nunca en España, así que no juzgo) pero la cuestión es efectivamente la que tú mismo has planteado. ¿Hasta que punto una película que hace que el ciudadano que la ve sepa que los productores son unos auténticos mantas puede realemente implicar emocionalmente al espectador?

      No sé en España o en Colombia, pero aquí todos los directores (no sólo los productores) son unos auténticos mantas. Lo peor es que se les nota demasido. Y eso te pega mucho.

      Oye, Piru, ¿Y tú que opinas de GAL?

      Eliminar
    5. Hola Jorge luis y Reti os contesto a la vez en un único comentario.

      Jorge Luis, estoy de acuerdo contigo sobre el tema de la caricaturización de los personajes y su efecto perjudicial para un espectador bien informado, el ejemplo del western es muy certero, lo cual me recuerda que uno de los westerns más realistas que yo vi fue la serie Deadwood, muy recomendable.
      Pero, ¿realmente es El secreto de sus ojos una visión caricaturizada de la Dictadura en Argentina a ese nivel? ¿merece una crítica tan dura el conjunto de ésta película? Sinceramente no lo acabo de percibir de la misma manera. De todas formas, para hablar con propiedad debería ver de nuevo la película, ya digo que la recuerdo con cariño y devoción. Si te parece lo dejamos para una buena entrada, pues ahora mismo no tengo los recuerdos frescos como para defender mi postura como se merece.

      Sobre GAL, hay muuuuuuuuuuuuuuuuucha tela que cortar. Me pedís mi opinión sobre la película: decepción. Es una decepción porque el equipo fue el mismo que rodó El lobo, una gran película sobre la ETA más armada. Es peliculón, y esperaba algo similar con GAL, pero francamente me parece una película un tanto caótica, tengo la sensación de que me intenta contar la historia del GAL a posteriori mediante flashbacks, lo cual no termina de funcionar, difícil de seguir en algunos aspectos. En otros aspectos, relata relativamente bien los hechos del grupo como brazo contraterrorista, todo lo que se ve en Bayona, algunos atentados y secuestros, en cambio, hablando de caricaturas, me parecen terribles las presentaciones de José Amedo y del presidente del GObierno, casi dan hasta risa.
      Hechos históricos: desde las instancias del Gobierno socialista se va fraguando un grupo de ex-policías franquistas, muchos de ellos destinados en Bilbao (como el propio Amedo) que a modo de milicianos deciden acabar con la ETA metralleta en mano. Hay que decir, y NUNCA como justificación, que la conflictividad social derivada de los atentados de la banda era brutal. No sólo asesinaban militares y policías (que podrían entenderse un objetivo lógico de un supuesto conflicto armado, nunca justificable insisto) sino a todo aquél que se le ponía por su mano. Ese fue el caldo de cultivo para que apareciera la excusa perfecta para una forma de terrorismo de Estado. ¿Qué ocurre? que éstos señores se lían a tiros con gente que no era de la banda, además de asesinar sin juicio ni jurado a todo etarra que se les ponía por medio. Total, un caos absoluto y una crisis política de cuidado.
      La película no solo insinúa, sino que pone el punto de mira en la frente de un Presidente de Gobierno de acento andaluz (está claro a quien apuntan) como cabecilla de la trama, el tan manido señor X. Lo cierto es que hubo órdenes directas en este sentido desde el propio Ministerio del Interior, aunque no se llegara a probar. ¿Decir que Felipe González era el cabecilla? Me parece ir muy lejos, aparte de intentar recordar al que fuera uno de los grandes presidentes de éste país por un episodio negro del que ni siquiera se pudo demostrar su implicación.
      Para explicar ésto hay que recurrir a una conspiración que se fraguó entre un Juez, un periodista y otro gran líder político que aparecía a la chita callando de las filas de Alianza Popular (antiguo juventudes falangistas por dar más pistas)
      Estos tres personajes, del todo oscuros y abyectos, aprovecharon el escándalo surgido en las mismas narices del Ministerio de Interior para salpicar al Gobierno socialista y la figura de un auténtico tiburón político como era Felipe González a través de una campaña de propaganda negativa brutal, y filtraciones cuidadosamente escogidas desde los Juzgados. Personalmente creo que los hechos se debieron suceder así.

      Con todo, me conmueve mucho más Ricardo Darín en el Secreto que cualquier personaje de GAL, no entiendo esa comparación, me parece del todo errónea, o por lo menos yo personalmente las percibo en las antípodas la una de la otra.

      Un saludo a ambos

      Eliminar
    6. Por cierto, hay un libro que el propio pistolero José Amedo escribió al salir de la cárcel. Recomendaría leerlo para quien quiera enterarse sobre el día a día de los GAL, siempre teniendo en cuenta el grado de verosimilitud que le queramos otorgar a un señor de tan dudosa reputación.

      Eliminar
  5. Mmmm... a mí la escena del principio en que el médico manda a trabajar a los inspectores y estos le pagan con la misma moneda y lo ponen a trabajar toda la noche es una buena manera de implicar emocionalmente al espectador. (¿A quién no le ha pasado alguna vez algo así?)Y cuando lo vemos recitar los daños físicos de los cádaveres con voz fría y monocorde típicamente cientíica pero luego lo vemoz llorar nos identificamos con él. Y encima el remate de que "la próxima vez muestre menos puntualidad y más higiene antes de presentarse al komitern con el olor a morge" es la úlitma puntilla: ya estas implicado emocionalmente con el médico.

    En lo que sí estoy de acuerdo es en que la película a veces se muestra demasiado rápida. Y se desperdicia muuuuucho el presonaje del asesino en serie. Pero es que ese no es el tema real del film. Lo que se quiere demostrar es la sordidez del régimen que prefiere dejar que se comentan tantos asesinatos antes de reconocer que hay un asesino en serie en su bienamado sistema. Creo que en ese sentido el "telón de fondo" es el verdadero protagonista: un poco como pasa en la ciudad y los perros, donde lo realmente importante no es quién mato al esclavo, sino ver cómo el leoncio prado es una máquina de deformar cadetes, de modo que es imposible salir de allí sin ser un resentido y un corrupto. (y ese es el verdadero mensaje de la película) Aquí pasa algo similar; no es al asesino en serie a quién se condena sino al sistema que no quiere perseguirlo. el problema es que estamos tan acostumbrados a que en todas las películas de asesinos en serie la vedette de la película sea el psicópata, que no entendemos materialmente a las que quieren mostrar otra cosa.

    Cuanto daño le ha hecho al cine el doctor Hannibal Lecter... ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo, muchas gracias por el comentario, la verdad que esos momentos que recuerdas sí son un buen ejemplo de implicar al espectador. También la decadencia del protagonista según pasan los años y reuniones, pero es que pasan a una velocidad luz! Por eso no me acaba de convencer la película al 100%, aunque tiene cositas muy interesantes.
      También echo de menos alguna presencia mayor del psiquiatra y del asesino, le darían un valor añadido a la película. De hecho la mejor escena de ésta es la confesión del segundo ante la mirada infantil del primero.

      Un saludo

      Eliminar
  6. Pues a mí me parece que excepto por esa escena inicial del médico recitando las lesiones a los cádaveres en la morge (un comienzo tremendo) sí es cierto que no hay mucha empatía entre los personajes y el espectador.

    Pero en el secreto de sus ojos veo muchísima menos.

    De Patricio Kelly y los polícias gatillo fácil en Argentina no opino, porque no he vivido allí. Pero por lo poco que sé creo que es difícil que el asesino caiga en una provocación tan burda. Se necesita ser tonto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Barry Lyndon, muchas gracias por pasarte a comentar, la verdad que yo tampoco noto esa empatía, y creo que el ritmo acelerado es lo que ayuda a que el ambiente sea tan extremadamente frío, incluso para alejarnos de los personajes. Esto es algo muy negativo, sobre todo en una película sobre un asesino en serie.

      Sobre El secreto de sus ojos ya expresé anteriormente mis opiniones, espero poder hacer una crítica dentro de poco.

      Un saludo

      Eliminar
  7. No sabía que había ganado tantos premios. Totalmente de acuerdo en que a menudo va demasiado rápido. No tanto en que no haya empatía entre espectador y personajes.

    Y el secreto de sus ojos no tiene ná. Yo me dormí a mitad de la película. (no es coña) y todavía no sé el final. (Ni me interesa). Pero si a tí te parece que sí hay empatía, pues respeto tu opinión...no vamos a hacer sangre.

    Sutherland es un tipo curioso; no es un superstar pero nunca le he visto una sola película en que haya estado mal. Como si habláramos de un torero que no hubiera copado los grandes carteles, pero nunca nadie le hubiera visto jamás tener una sola mala tarde en toda su vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ilse Nastase, muchas gracias por comentar y pasar por el blog, sobre El secreto de sus ojos, ídem a lo anteriormente comentado a Jorge Luis Borges.
      Es una pena que el ritmo sea tan vertiginoso, porque es entretenida la historia, pero no llegas a poder digerir prácticamente nada de lo que va a ocurriendo, porque siguen ocurriendo escenas sórdidas y datos nuevos sobre la investigación, no me da tiempo a estremecerme con ese asesino caníbal, ni a sentir pena por los niños, que se suceden como un carrousel, ni a sentir complicidad con el forense detective. Personalmente me cuesta mantener esos sentimientos, que harían de ésta película una gran película sobre psichokillers.

      Sobre Sutherland, totalmente de acuerdo contigo, es de esos secundarios siempre perfectos y nunca lo suficientemente reconocidos. Me ocurre igual con Gene Hackman, Ed Harris, también en menor medida Michael Caine y Harvey Keitel, incluso Nick Nolte y Jeff Bridges. Son como "jugadores de banquillos" abocados a estar a la sombra de la estrella pero cuando salen te salvan el matchball.

      Un saludo

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Hola Antonio Nahud, muchas gracias por tus palabras, un saludo

      Eliminar
  9. Bueno, tal vez lo que pasa sea que Ciudadno X no esta realmente interesado en mostrar la personalidad del asesino en serie; como La Ciudad y los Perros no esta realmente interesada en aclarar si el Jaguar mato al esclavo o no: lo que importa es mostrar el clima de corrupción y podredumbre en el Leoncio Prado. Y aquí lo que importa es criticar la terquedad de los burocrátas que sólo por no admitir que existía un asesino en serie en la URSS dificultaron tanto su captura. Es es el verdadero objetivo del film.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, y ese es el verdadero valor del film, lo que lo convierte en una rara avis y le dota de un valor añadido que merece rescatarle del olvido. Creo que hubiera sido una película más redonda con una hora más de metraje y un mayor desarrollo del psicólogo y el psicópata.

      Eliminar
  10. En ese sentido estoy de acuerdo con Anónimo, pero creo que La Ciudad y los Perros tenía personajes que empatizaban más con el espectador, pero en el original en libro; la película los pone muy descafeínados. Pero eso es problema de la adaptación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele comentarse que la versión novelística siempre es más completa y lograda que la versión fílmica, y si a esto le sumamos que hablamos de Vargas Llosa, guste o no, compartas sus opiniones o no, uno de los grandes de la literatura unviersal, las comparaciones siempre serán odiosas.

      Un saludo

      Eliminar
  11. Interesantes los comentarios de Borges sobre GAL y las películas hechos por mantas. Es una lástima que hayan pasado desapercibidos. Lo que dicen sobre Pablo Escobar también hay que tenerlo en cuenta: las películas sobre él suelen implicar más al espectador no colombiano. Es curioso.

    A mí me gustó que esta película no abuse del tremendismo en los asesinatos morbosos. Las esenas en cámara lenta de los chicos cayendo son bastante sobiras. Un ejemplo de contención. Como corresponde a un buen triller.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anne, muchas gracias por comentar, creo que las escenas que comentas tienen un gran lirismo, muy bien rodadas, pero hecho de menos una mayor casquería. Pensando en que la película trata sobre un serial killer hecho de menos algo más impactante. Pero es una opinión del todo subjetiva, vaya.

      Un saludo

      Eliminar
  12. Es cierto que faltan cosas, pero eso nos revela la importancia de un problema: se suele decir que una película falla cuando el director no tiene mucho que contar. Pero, ¿Que pasa cuando tiene demasiadas cosas que contar y no puede hacer que quepan bien todas?

    Ese era el problema para el director aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charlotte, gracias por tus reflexiones, opino lo mismo que tu. Creo que hay muchos años que cubrir, necesitaba una horita más por lo menos, para desarrollar las tramas y personajes como se merecen. Con una horita más la película sería realmente interesante, de primer nivel, creo que va en su detrimento ese metraje reducido.

      Un saludo

      Eliminar
  13. Me gusto mucho el discreto uso que hacen del cine dentro del cine cuando el forense ve Contacto en Francia.

    De todos modos es curioso que los grandes polícias de la historia a menudo no sean policías sino aficionados. En ese sentido que el forense sea el que mejor sabe dirigir la investigación no me sorprende: un ex criador de pollos era el que mejor sabía dirigir a la policía en Alemania.

    Se llamaba Himmler.

    Y fue el crador de una cosa llamada Gestapo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emily, muchas gracias por tu comentario, y por la inquietante información que nos dejas al final del mismo. Tampoco me parece algo negativo el hecho de que sea el forense quien lleve la investigación, al contrario, es uno de los activos de la película, porque lo que nos presentan ahí es la absoluta abstracción que la Rusia soviética tenía sobre el resto del mundo. Es uno de los puntos fuertes de la película sin duda.

      Un saludo

      Eliminar
  14. ¿Merece El secreto... una crítica tan dura? En pocas palabras: sí.
    Si quieres comentar la película no tengo inconveniente pero sí te voy a señalar algunas cosas:
    A. en 1974 ya se había iniciado un desmantelamiento del estado de derecho (que llegó a extremos grotescos después de 1976 pero que venía de antes) así que el abogado quijotesco no pega ni con chicle. Los abogados y jueces entonces vendieron su conciencia para ascender en sus carreras y el personaje de Darín me hace dudar entre reír o tirar tomates podridos a la pantalla, porque es grotesco. (Darín actúa bien, pero la falla del guión es tan gorda que eso resulta contraproducente).
    B. A una mujer de buena familia no la habrían recibido bien en esa época. Ahora sí, pero entonces entre el machismo contra las mujeres que trabajaban y el odio social que Perón sembró como un cáncer (las clases dominantes pisoteando a las dominadas y todo eso) se le tenía tanta envidia a quién venía de familia pudiente que la chica debería ser el personaje más odiado por sus subordinados: "esa burguesa hijita de papá que no sabe lo que es pasar hambre, y yo que me crié con trabajos porque mi familia es obrera: que odio me da" (No se diría con esas palabras, pero era la realidad de lo que la gente aquí sentía y juzgaba como "justicia" en 1974 y después)
    C. El borrachín no hubiera durado ni 5 minutos en los círculos legales. Lo hubieran despedido.
    D. NADIE era tan idiota como para allanar sin permiso judicial. Se cometían muchísimos allanamientos sin permiso, pero precisamente por eso, siempre se conseguía un permiso de palabra (como las órdenes verbales de los nazis sobre el exterminio, pero más tosco) y si te pillaban haciendo un allanamiento sin permiso "tácito" ay de ti. Ese "derecho" se lo reservaban muy celosamente los jefazos.
    E. El matón a sueldo del gobierno no hubiera caído ni de broma en la trampa. Habría apostado a que sus influencias lo habrían salvado. Y con razón: el drama de esa época es que siempre quedaban impunes esos tipos y por eso la escena es tanto más insultante.
    F. Al borrachín no lo hubieran fregado en vez de al abogado principal. Esas cosas realmente pasaban mucho, pero NO así como las pintan.
    G. Que el matón sea capturado al final por alguien que no tiene experiencia es grotesco. (Por lo menos en Los Perros de Paja Hoffman da una lección de cómo un hombre pacífico puede imponerse a los matones de forma creíble. Aquí na de ná. Pero es que Campanella no es Pepinkha).
    H. Y que el abogado sospeche la "prisión" del matón y la descubra es ridículo.
    Tiene sus cosas buenas, claro, ya que se alude a los crímenes e ilegalidades que se vivían en 1974 y eso sólo ya es bueno porque una de las farsas más gordas de toda nuestra historia es que el horror sólo vino en 1976 y antes todo era felicidad y alegría. En mi opinión es lo único que se salva de la quema. Pero que no hablen del odio de los pobres contra los ricos alentado en forma suicida por el propio gobierno (el peronismo necesitaba ese odio como el aire para vivir) es una omisión muy gorda. Fue una herencia nefasta, y no hay palabras para describir la polarización social que eso engendro. (Sin que NUNCA justifique lo que pasó después de 1976 claro)
    Pero lo peor es que los abogados entonces ni de broma se atrevían a hacer lo que hace Darín, cooperaron vilmente con el poder y los jueces todavía más. Falsear eso es lo que me impide sintonizar con esa película. Pero supongo que para tí puede ser muy buena. Como para mí GAL un peliculón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un sólo inciso: ví a Amedo en un vídeo de Youtube y me parece que habla igualito que Mollá, así que creo que su actuación esta bien.

      La verdad a mí me dan ganas de preguntarte a ti: “¿Pero hombre, de verdad te parece que GAL merece una crítica tan dura? Yo la veo muy superior al secreto de sus ojos” Pero bueno, supongo que tú sabes mucho más que yo de lo que son todas las diversas sutilezas y secretos de la historia del GAL…

      De todos modos te doy la razón cuando dices que eso son factores no cinematográficos: es decir ajenos a la película en si, sino más bien a su retrato de la época.

      Eliminar
    2. ¡Maldita sea! releyendo mi comentario me parece que ha quedado muy pedante: si decides comentar el secreto de sus ojos puedes hacerlo como quieras, realmente no tengo nada que objetar si te parece una buena película, digamos que escribí tanto sólo para que tengas en cuenta esos factores si decides comentarla en un futuro. De todos modos, tienes razón: aquí estamos hablando de Ciudadano X. Me he disgregado mucho del tema.

      Bueno, supongo que a tí te pasaría igual con GAL: tendrías muchas cosas que decir tambien, me imagino.

      Eliminar
    3. Hola Jorge Luis, la verdad es que no has quedado para nada pedante, todo lo contrario, se agradace la información que tendré en cuenta a la hora de valorar la película. Al finale s lo que tu comentas al final del comentario, las valoraciones cambian en función de la veracidad de esos hechos que uno puede conocer de primera mano.
      Sobre José Amedo, la parte que reconoces en Mollá (gran actor por cierto) es la chulería y prepotencia tan hispánicas, pero realmente se pasa de histrionismo pisando el terreno de la caricatura. Viendo a ambos no me lo llego a creer, en el sentido de que Amedo es un pistolero que provoca terror, mientras que el personaje es un poco de cómic.

      Un saludo

      Eliminar
  15. Muy cierto que uno de los mejores puntos es la manera en que se retratan las reuniones del Komitern que son una pintura muy buena de lo que debe ser una organización semejante. Especialmente cuando el fiscal recomienda seguir trabajando con agresividad y energía. Palabra vacías. Y ver a Gea con cara de circunstancias "eso ya esta demostrado por los hechos que no sirve, pero pa´que discutir" es una lección de actuación: sin tener que recitar una sola línea de parlamento logra retratar a su personaje de un solo trazo.

    Pero me parece mejor la evolución del personaje de Sutherland. A primera vista parece un cínico que sólo se preocupa por sí mismo "Yo no lucho por nadie" le dice a Gea, pero cuando ya se ha cubierto las espaldas vemos que sí lucha...a su manera, claro está, pero el hecho es que lo hace.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo, gracias por el comentario, sin duda refleja lo que era el komintern en aquél sistema, aunque rechazo la idea de los sistemas de ese tipo, refleja lo que era aquél sistema en concreto. Mucho más cercano a un capitalismo burocrático gerontocrático, un oligopolio de hombres, con intereses económicos e industriales, que gobernaban a su antojo, a su capricho, con el único objetivo de lograr un confort económico para sus personas, en detrimento de la población y segando cualquier cabeza joven que surgiera del partido para disputarles ese poder.
      Es una teoría de algunos profesores de Ciencia Política que yo también comparto, la de valorar el sistema soviético como una forma de capitalismo y no como una forma de socialismo. Discutible en todo caso, por supuesto.

      Un saludo

      Eliminar